Viernes, 28 Abril 2017

Pinturas Rupestres

Publicado en Turismo Cultural

El patrimonio del arte prehistórico de la Provincia de San Luis está presente en más de un centenar de yacimientos de arte rupestre, localizados en las sierras de San Luis y son tan antiguos como la presencia de los primitivos habitantes de esta tierras.

Desde hace alrededor de 6.000 AC el hombre dejó su impronta en estos yacimientos rupestres a través de sus diferentes expresiones de puntos, líneas, formas, objetos antropomorfos y zoomorfos en pictografías y petroglifos. Un invalorable patrimonio de la cultura de San Luis para admirar, conservar y revalorizar como herencia para las futuras generaciones de la humanidad.

 " Recuerde siempre por su seguridad contratar Guías locales"

 

Alguna de nuestras propuestas son

        • Rodeo de Cadenas
        • Piedra del Santo
        • Piedra Blanca
        • Piedra del Indio o Quebrada del Río

 

Rodeo de Cadenas:

 

Municipio de San Francisco. Departamento Ayacucho. Se accede a ellas después de recorrer 13,5 Km. desde San Francisco. Por la ruta a La Carolina, después de 8,5 km se toma a la derecha al llegar al santuario de la Virgen de Lourdes. Después de pasar por Bajo Verde y el bosque de palmeras Caranday, al llegar al segundo guardaganado se dobla a la derecha y después de cruzar el río Socoscora a pie, a 800 metros, encontramos las pinturas rupestres.

 

Esta serie de pinturas realizadas en aleros verticales de un peñasco de grandes dimensiones, según estudios realizados, serían de gran antigüedad y representarían escenas religiosas o rituales de la época. Si bien están dentro de un campo privado, se permite el acceso, pero por encontrarse muy accesibles, se están deteriorando por la acción del hombre. Este yacimiento se encuentra al pie del gran alero de una roca, y los colores utilizados son el ocre, negro y rojo oscuro.

 

No se sabe ciertamente el significado de las mismas, pero los dos paneles de arte rupestre que existen aquí, tienen una particularidad: en su mayoría son círculos concéntricos que irradian gigantescos zig zag, puntos bicolores y líneas erráticas.

 

Piedra del Santo:

 

Municipio de San Francisco. Departamento Ayacucho A 10 km de San Francisco, en la cuesta del Río Juan Gómez, se debe caminar río arriba por 40 minutos. En el centro de la quebrada, después de escalar 100 metros con bastante dificultad, llegará a la cima, donde observará unas grandes rocas que son la entrada de una cueva en cuyo interior están las pinturas.

 

Necesitará luz artificial para poder apreciar estas pinturas bicolores (blancuzco y ocre) que consisten en: una cruz de doble contorno de 35 cm., polígono de forma zoomorfa, cuadriláteros, circunferencias y líneas perpendiculares entrecruzadas.

 

Piedra Blanca:

 

Municipio de Luján (localidad distante a 22 km de San Francisco). Departamento Ayacucho. A 6 km de la salida de Luján, por la ruta Nac. Nº 146 hacia el sur, se llega a la estancia Piedra Blanca, después de recorrer 2700 metros, encontramos este yacimiento al pie del Cerro El Realito. Es el segundo en sudamérica por su calidad y nitidez.

 

En dos rocas semiocultas en el monte, se puede observar estas pinturas que, para poder visualizar mejor es necesario apoyarse de espaldas sobre el piso. Consisten en círculos y semicírculos alineados, yuxtapuestos, ovoides, puntos alineados, paralelogramos, figuras cerradas curvilíneas, espirales y grandes zig zags, todas de entre 14 a 60 cm, en colores blancos, grises, celestes y rosas. Algunas interpretaciones establecen que por la forma en que se encuentran las pinturas, en cierto sentido tenían un carácter cultural (culto). También podemos realizar visitas a las cuevas cercanas y morteros indígenas.

 

Piedra del Indio o Quebrada del Río:

 

Municipio de Leandro N. Alem (paraje distante a 8km de San Francisco). Departamento Ayacucho. Al sudeste de la localidad se recorren 7 km hasta llegar a La Maroma, desde allí, después de cruzar infinidad de veces el Río La Majada, encontrará este yacimiento al que solo podrá acceder caminando por dos horas, y siempre con un guía o baqueano, ya que no hay sendero delimitado.

 

Después de un pintoresco recorrido, encontraremos estas pinturas que, por estar semiocultas entre la vegetación, son una de las mejores conservadas. La expresión artística pareciera ser una gran mariposa con líneas sinuoides, figuras cerradas curvilíneas y zig zags en colores blanco y rojo oscuro. La imagen mayor tiene un tamaño de 70 cm.